Abogado de herencias en Madrid. Evitar disputas familiares

Abogado de herencias en Madrid
Complejidades de los procesos hereditarios

A la hora de afrontar un proceso hereditario, son muchos los elementos a tener en cuenta: si el difunto hizo testamento, la cantidad que dejó a cada uno de los herederos y si respetó las legítimas, las donaciones que pudo hacer en vida, beneficiando a alguno de los herederos y, por desgracia, los problemas familiares.

Como abogado de herencias en Madrid he sido testigo de situaciones muy diferentes.

En algunos casos las familias no le dan importancia al dinero y rápidamente se ponen de acuerdo con relación al reparto de los bienes. Sin embargo, en otras ocasiones se producen escenas desagradables y discusiones que acaban enemistando a los herederos.

Cuando los clientes vienen a mi despacho en busca de asesoramiento legal, porque no saben lo que les puede corresponder en la herencia de su padre o de su abuelo, o de cualquier otra persona, o porque creen que les han dejado demasiado poco (esta es una situación muy habitual), lo primero que les tengo que explicar es la cantidad de normas y leyes que entran en juego a la hora de repartir la herencia. Por eso es importante que el abogado de testamentos que afronte el caso posea amplios conocimientos de Derecho Civil, tanto en materia de familia como de sucesiones, y de Derecho Tributario, para poder calcular si su cliente tiene que pagar por el impuesto de sucesiones.

Si usted se encuentra en una situación difícil de este tipo y está leyendo los problemas que le planteo, puede que se agobie un poco y piense que no va a conseguir la porción de herencia que considera justa. No se preocupe, voy a intentar ayudarle explicándole un caso que se me presentó hace cuatro años.

abogado-de-herencias-en-madrid-e1418130178580

Un caso real

Mi cliente se llamaba Carlos Muñoz y su problema era el siguiente: su padre, Lorenzo, había fallecido en un accidente de coche. Era viudo y no había dejado hecho testamento, como Carlos y sus 5 hermanos (Carmen, Rosario, Juan Manuel, Dolores y Lorenzo) habían podido comprobar solicitando el certificado de actos de última voluntad. Sin embargo, cuando todos estaban ordenando las pertenencias de su padre encontraron lo que parecía un testamento. Los hermanos estuvieron discutiendo y acordaron repartirse el dinero según su parecer, sin respetar lo escrito por su padre.

Carlos no estaba conforme con lo decidido por sus hermanos, ya que él resultaba perjudicado según el escrito de su padre. Así que decidió acudir a un especialista abogado de herencias, yo en este caso. Cuando Carlos me comentó su problema le expliqué que lo que había escrito su padre era un testamento ológrafo, es decir, un testamento válido aunque no hubiese sido autorizado ante notario. Sus requisitos son que esté escrito y firmado por el fallecido con su propia letra y que sea mayor de edad (o menor emancipado, lo que no es el caso). Además, había que cumplir una serie de formalidades y presentarlo ante un juez para que el testamento surtiese todos sus efectos.

Aunque mi explicación tranquilizó a Carlos, sin embargo, él quería comentarme otro asunto. Durante los últimos años se había distanciado de su padre y sabía que éste regaló anualmente a cada uno de sus hijos, excepto Carlos, 6.000€ durante los últimos 5 años antes de su muerte. Lorenzo había muerto con poco dinero, sin apenas propiedades, y Carlos pensaba que no era justo que él no percibiera lo que le correspondía de más por testamento y su parte de legítima, ya que su padre, para perjudicarle, se lo había repartido a sus hermanos en vida, a lo largo de esos últimos 5 años.

Recordemos que la legítima es una determinada porción de la herencia que la ley otorga obligatoriamente a una serie de familiares del difunto, independientemente de lo que establezca el testamento. En Madrid (y en toda Comunidad de Madrid) la legítima en favor de los hijos es el 25% del caudal hereditario, esto es, de los bienes que deja el fallecido restándole los gastos y deudas de la herencia. Ello se debe a que en Madrid rige el Derecho foral catalán, rama del Derecho Civil compuesta por especialidades derivadas de los derechos históricos de algunas regiones de España, y que regula de manera especial el derecho de sucesiones y herencias.

Por otra parte, las donaciones que sus hermanos habían recibido en vida de Lorenzo debían tenerse en cuenta a la hora de calcular la legítima. Es lo que se conoce como donaciones colacionables. Si no existiera esta limitación legal, los padres podrían dar en vida a algunos de sus hijos todo su dinero y no dejar nada para los demás, incumpliendo la legítima, que como les dije anteriormente, tiene carácter obligatorio.

Valorando todas las circunstancias que les he comentado, vamos a analizar las cantidades que debería recibir Carlos, mi cliente, por su aceptación de la herencia.

Abogado de herencias en Madrid

Realidad económica de la situación de Carlos y sus hermanos

Según el testamento ológrafo de Lorenzo, éste dejaba 4.000€ a Carmen, Rosario, Juan Manuel, Lorenzo y Dolores y 4.000€ a Carlos. No era mucho, ya que la casa en la que vivía era alquilada y los objetos que tenía carecían de gran valor. Tampoco tenía deudas, así que lo que les dejaba era lo poco que había en el banco, un total de 2.000€. En principio se respetaba la legítima de todos los hijos: cada uno debía recibir, en concepto de legítima, una sexta parte del 25% de la herencia, pues eran 6 hermanos. Si la herencia constaba de 24.000€, su cuarta parte serían 6.000€ y cada uno de los hermanos debía recibir 1.000€ de legítima. Esto se cumplía, según el testamento.

Pero a la hora de calcular la legítima hay que tener en cuenta las donaciones que Lorenzo hizo en vida en favor de todos sus hijos menos Carlos. Teniendo en cuenta que eran 5 los hijos que se beneficiaron de estas donaciones de 6.000€ y de que fueron 5 los años durante los que las recibieron, la cantidad ascendía a 150.000€. Por lo tanto, a la hora de computar las legítimas era preciso sumar a los 24.000€ iniciales la cantidad de 150.000, un total de 174.000€.

Con la nueva suma, el 25% serían 43.500€, por lo que a cada hijo le corresponderían 7.250€ de legítima. De este modo, Carlos tenía derecho a recibir 3.250€ más de lo que le reconocía el testamento de su padre.

Abogado de herencias en Madrid con experiencia en conflictos familiares

Mi cliente obtuvo la razón

Aunque Carlos trasladó mis explicaciones a sus hermanos, ellos no estaban conformes. Cómo él tenía todas las de ganar, decidí presentar una demanda contra sus hermanos, reclamando la cantidad que le adeudaban (3.250€), que tendrían que pagar entre todos. El abogado de sus hermanos, que no era un abogado experto de herencias intentó anular el testamento ológrafo de Lorenzo basándose en deficiencias técnicas. De nada le sirvió, pues el juez otorgó la razón a mi cliente, recibiendo la cantidad debida.

Espero haberles ilustrado gracias a este caso y resuelto algunas de las dudas que pudieran tener relativas a las herencias y los problemas que conllevan. Asimismo, les aconsejaría acudir a un abogado de derecho de sucesiones, ya que él posee los conocimientos necesarios para garantizarle sus derechos y asistirle de la mejor manera posible.

(Dando servicio a poblaciones como Alcorcón, Getafe, Fuenlabrada, Getafe, etc.).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *